lunes, 12 de noviembre de 2012

Le castagne ed i fungui :)

          Para seguir en el ámbito naturaleza, hoy me toca hablaros de una rutilla que tuve la suerte de hacer hace una semana a un parque natural, muy cerca de Palermo, llamado "Parco Ficuzza". Allí nos adentramos al corazón de uno de sus bosques más importantes por sus centenarios castaños y como, por sus senderos increíbles donde se ven unas vistas del lugar increible y una flora muy diferente a lo que estaba acostumbrada a ver en Sicilia, es decir, no pensé encontrarme con robles, castaños, chopo, madroños...no se, me impresionó mucho.

 

 
             Hicimos la ruta del "sentiero delle castagne" donde pudimos coger tantísimas castañas. Al principio de la ruta no íbamos muy convencidos porque las señales no eran muy claras, vamos, indicaban para todos lados pero aún así, llegamos al destino. Increíblemente, cuando llegamos a el punto clave de los castaños, en destino quiso que me encontrara con un amigo coruñés que no veía de 4 meses y con quién había trabajado en verano en el campus el Palermo. No lo veo en Palermo y me lo tengo que encontrar en un parque perdido de todo. Esto son los mejores momentos de estas experiencias. Así pues, aprovechamos para comer todos juntos, con sus hijos Iago y Luca, dos niños con 2 y 4 años que ya son bilingües, puesto que su papá es español y su mamá, italiana; y terminanos tocando un poco el hung drum que llevaba un amigo, un instrumento musical de percusión creado en los laboratorios a la compañia PANART por Felix Rohner y Sabina Scharer en un cantón de Suiza en el año 2000. Hang significa Mano en idioma Bernés. Fue resultado de una investigación científica con acero y otros instrumentos de percusión resonante por todo el mundo, como el Gong, el Gamelan, el Steelpan, el Ghatam, etc. y el sonido es espectacular. La única cosa es que para hacer un pedido  de este instrumento, se debe esperar a tenerlo más de 2 años, porque solo hacen esta famalia en todo el mundo y tienen una lista de pedidos increíblemente grande y como no, el precio es prohibitivo.
 
Hung drum

 
Después de nuestros momentos de relajación, nos pusimos manos a la obra a recoger las castañas y encontramos tantísimas y tan diversas. La verdad que me encantó las castañas con tantas castañitas dentro, era muy divertido abrirlas y encontrar tantas...eso si, la mayoría eran verdes, pero es increíble como puede salir de este capuchón, tantas castañas.
 


 
Después de este día cogiendo setas y castañas, al día siguiente, fuimos a un centro especializado en Micología donde un especialista nos dió el listo bueno de las setas y donde nos sorprendió tantísimo, pero después de la poca experiencia que teníamos, todas las que cogimos, eran buenas :). Para celebrar el éxito nos fuimos todos  a hacer una pasta con setas y castañas todos juntos donde nos salió buenísima!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada